Experimentamos la magia de Tepoztlán, Morelos

El sábado por la tarde recibí a mi buen amigo Miguel Moya, de Monterrey. El plan era simple: festejar su cumpleaños, y hacer un viaje corto a Tepoztlán, Morelos. El domingo al salir el sol partimos junto con Pamela y Moises, de Sonora.

¿Saben lo que me encanta de estos pueblos mágicos? Tener la sensación de viajar en el tiempo hacia un México tradicionalista y colonial. Experimentar la magia que los caracteriza y recibir la energía histórica que transmiten. Eso es Tepoztlán Mágico, una batería de buena vibra, historia y espiritualidad. Dentro de este sitio podrás encontrarte contigo mismo gracias a su misticismo, positividad y tradiciones (aún respetadas por los locales).

La experiencia inicio con una grata caminata desde la entrada hasta el centro del pueblo. Desde que salimos de la carrera pudimos disfrutar de un ambiente de serenidad y amabilidad. Nuestra primer parada fue el mercado de comida, donde disfrute de una deliciosa quesadilla de chapulines bañados en salsa de cacahuate. ¡Una majestuosa aventura gastronómica! Si tienen la oportunidad, prueben una tostada con salsa de chapulín.

Quesadilla de Chapulín

La segunda fase de este viaje inicio después de la comida. Recorrimos las calles repletas de artesanías y recuerdos. Los vendedores muy amablemente nos enseñaban todo tipo de artículos. Además de esto aprovechamos para visitar las iglesias ubicadas sobre la misma zona. Cada templo tenia un arquitectura maravillosa que te transportaba al antiguo México. La magia transmitida por los fieles saliendo de misa era inmensa y revitalizante. Si estas cerca de Morelos, no puedes dejar de visitar Tepoztlán.

La travesía por locales de artesanías siguió mientras partíamos en búsqueda de la entrada a la zona arqueológica. Cuando por fin vimos una señal anunciando hacían donde debíamos de caminar, la emoción fue inmensa. Antes de comenzar el ascenso nos detuvimos para disfrutar de una nieve. Este postre helado es famoso por los exóticos sabores que preparan los habitantes del pueblo. La de mandarina es exquisita y completamente natural. Mientras la disfrutas te topas con un par de semillas.

El ascenso a la zona arqueológica fue algo pesado. Un verdadero reto si no estas acostumbrado a practicar deportes como el hiking o el montañismo. Durante la subida los paisajes son realmente hermosos. La naturaleza te rodea por completo, y la amistad surge entre todos los escaladores. No esta demás comentarte que el trayecto varia entre escaleras y pasajes rocosos. ¡Te divertirás como nunca!

En la cima te toparás con los restos de una pirámide hermosa y una vista majestuosa de lado derecho. La entrada es de 48 pesos, pero si vas en domingo es libre. Si llegas hasta la cima, no dudes en consultar la leyenda local con un guía, te sorprenderá.

11015205_10153449818159574_7120829240432815310_n

En el lado opuesto a la pirámide encontrarás una zona para relajarte antes de descender, además podrás observar a uno que otro coati. El descenso no es tan pesado, pero quizá sientas nervios por las piernas temblorosas como yo. Durante tu trayecto de regreso intenta animar a quienes apenas van, unas palabras de aliento pueden hacer que alcancen la cima.

 

Hubiese querido que el viaje fuese un poco más largo para conocer el pueblo de noche y quizá partir rumbo a Xochicalco al día siguiente, pero fue una ocasión especial. Celebramos el cumpleaños de mi buen Miguel Moya, así que esta nota va dedicada en tu nombre, Mike. Felicidades.

Arturo Díaz, Miguel Moya

 

Por acá te comparto más fotos:

Si te latió, compártelo :-)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

ArturoDiazLM

Publicist/Copywriter. Gamer level 24 (use with Joystick Controller). PSN ID: arturodiazlm

Comentarios